miércoles, 11 de enero de 2012

Esa sensación de que nunca le vas a importar a nadie por mucho que hagas. De que siempre, toda tu vida, vas a ser un incordio para los demás. Esa sensación de que no vas a encontrar nunca a nadie que te entienda, que te apoye o que te aprecie aunque sea un poquito...
Cuando hablas con alguien de esta sensación, su respuesta suele ser siempre la misma.
''Todos hemos pasado por eso.'', queriéndole quitar importancia.
Toda esa gente, si de verdad lo han pasado deberían apoyar a quienes estamos pasando por ello ahora, y no tomarlo como una tontería.
No es fácil, y ellos deberían saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario